Artesanía local

La artesanía ha experimentado un auge durante los últimos años. No solamente porque se hacen interesantes objetos de recuerdo sino también debido a su alto valor cultural para las Islas. Algunos tipos de artesanía, como la confección de géneros de punto, cestos y encajes, tienen una larga historia.

Otros tipos de artesanía, como tejidos y alfarería se remontan a tiempos prehistóricos. La ‘Dama Durmiente' encontrada en el Hipogeo es una esatuilla de arcilla de Filigreeexquisita confección. Esta estatuilla, símbolo del extraordinario patrimonio de la nación, está profundamente arraigada en el sentido de identidad de los malteses. En los templos de Tarxien los arqueólogos también encontraron fragmentos de tejidos de lino teñidos de rojo. Estos tejidos indican que los isleños prehistóricos tenían una gran habilidad en tejer.

Los árabes introdujeron el algodón en Malta alrededor del año 870 y aportaron su habilidad para tejer y teñir. La producción de algodón fue importante en la industria rural desde la época medieval hasta principios del siglo XIX. Durante la época de los Caballeros, los tejidos de algodón eran muy apreciados en la Europa continental.

La Iglesia fomentó con frecuencia la confección de tejidos, bordados y encajes. La vida en Gozo, y en gran parte de la Malta rural, era relativamente dura y las industrias de artesanía se convirtieron en la principal fuente de ingresos para las familias rurales. Tan grande era la calidad de estos artículos textiles durante el siglo XVII que varios Grandes Maestres prohibieron el uso de prendas bordadas y con adornos considerando que eran frívolas y que eran ajenas a la vocación religiosa de la Orden.

El tipo de artesanía que floreció realmente durante el regimen de los Caballeros fue la confección de objetos de oro y plata. La producción más apreciada de Malta es la de joyería y filigranas. Actualmente, los orfebres malteses están en su apogeo y sus joyas se exportan al extranjero.