Tiempo Libre

Sinceramente, no creemos que vaya a estar en clase todo el día por mucho que quiera mejorar su inglés. El tiempo que se emplea en descubrir Malta merece mucho la pena, ya que salir y recorrer la zona es sinónimo de practicar el idioma de la vida diaria.

Además, así también tendrá tiempo para disfrutar de su estancia. Las escuelas ofrecen visitas y actividades organizadas por las tardes y los fines de semana. Se realizan visitas a lugares de interés como La Valeta, capital barroca de Malta; Mdina, la antigua ciudad amurallada de la época medieval; los templos prehistóricos, Patrimonio de la Humanidad, y otros lugares muy frecuentados, como la isla de Comino y la Gruta Azul.

Nada como explorar por uno mismo y tener la oportunidad de charlar con los lugareños, descubrir los siete mil años de historia de Malta, relajarse en una cafetería maltesa o ir de compras.