Cocina mediterránea

Básicamente perecedera y precaria, la cocina es, paradójicamente, el arte más duradero. Está enraizada en la cultura y la historia, representando una parte fundamental de nuestra civilización.

Las costumbres gastronómicas, coartadas por el medio ambiente, están profundamente enraizadas en la población y, especialmente en la región mediterránea, se remontan al principio de los tiempos. Desde hace incontables años las costas mediterráneas estuvieron pobladas; muy diferentes unas de otras en cuanto a cultura y etnias. El medio ambiente les proporcionaba recursos, de forma similar en todas las costas mediterráneas, que afectaban al florecimiento de sus civilizaciones.

Hobz biz-zejt - delicious snackUna larga experiencia de intercambios y comercio permitió compartir y diseminar los diferentes métodos de uso de estos recursos. La preparación de platos y productos resultó muy afectada por dicho intercambio cultural continuo y prolongado en el tiempo. Es pues absolutamente plausible hablar de las formas de cocinar mediterráneas, dejand muy claro que no se puede hablar de recetas idénticas en todos los países, pero sí de una utilización, a menudo muy similar, de los recursos de un medio ambiente que tiene unas características climáticas y ecológicas parecidas.

Sin embargo, es importante recordar que el término ‘cocina mediterránea' es un apelativo colectivo poco apropiado ya que dicho tipo de cocina se caracteriza por una rica diversidad regional, proporcionando una infinita variedad de platos tradicionales en toda la cuenca del Mediterráneo. Cada plato posee un encanto único que refleja la cultura antigua y las tradiciones familiares, revelando delicadamente la identidad cultural y el trasfondo regional y geográfico así como también las creencias religiosas y sociales.

La cocina mediterránea es una delicada combinación de frutas abundantes, nueces con agradables aromas, verduras maduradas al sol, hierbas aromáticas, cereales de buen tamaño y vistosas legumbres. Se caracteriza por la escasez de carne roja y abundandancia de pescado, procedente mar Mediterráneo, y fundamental para toda la civilización. La gran abundancia de aceite de oliva o de otros aceites vegetales, de semillas, sirve para realzar la calidad sensual, el color, el aroma y los sabores que hacen que la cocina mediterránea sea tan atrayente para los que pretenden comer de una forma saludable.

Durante los últimos años, la cocina mediterránea en Malta ha experimentado un marcado resurgimiento y hay diversos restaurantes malteses que hacen una auténtica mezcla de cocina maltesa y mediterránea. Si usted visita las Islas Maltesas le sugerimos que no deje de probar el sabor de la cocina mediterránea - no le defraudará.