San Pablo en Malta

El cristianismo tiene casi 2000 años de historia en Malta. Según la leyenda, lo trajo a las Islas el mismísimo Apóstol San Pablo alrededor del año 60 después de Cristo.

Pablo iba a ser llevado a Roma para juzgarlo por rebelde político pero el barco en el que viajaba junto con otras 274 personas fue sorprendido por un violento temporal que hizo que naufragara dos semanas más tarde en la costa maltesa. Todos los náufragos llegaron a salvo a tierra nadando.

El lugar del naufragio se conoce tradicionalmente como Isla de San Pablo y está marcado con una estatua que conmemora el acontecimiento.

La bienvenida que se dio a los supervivientes se describe en los Hechos de los Apóstoles, San Lucas, (capítulo XXVIII) y cuando ellos se marcharon se enteraron de que el nombre de aquella isla era Melita.

Y los bárbaros nos trataron con no poca amabilidad: porque encendieron un fuego y nos recibieron a todos. La referencia de ‘bárbaros' indica que aquellas gentes no hablaban ni latín ni griego, sino maltés, antiguo idioma derivado del fenicio.

Al encender el fuego, Pablo fue mordido por una serpiente venenosa pero no sufrió efectos adversos. Los isleños interpretaron esto como una señal de que Pablo era un hombre especial. Esta escena se describe en muchas obras de arte religioso de las Islas.

Según la tradición, el Apóstol San Pablo se refugió en una cueva, conocida en la actualidad como las Catacumbas de San Pablo en Rabat, Malta.

Durante su estancia invernal, el Apóstol fue invitado a la casa de Publio, que ostentaba la máxima autoridad Romana en las Islas. Fue aquí donde, según la tradición, Pablo curó al padre de Publio de una grave fiebre. Se cree que entonces Publio se convirtió al cristianismo y fue nombrado primer Obispo de Malta. También se cree que la Catedral de Mdina está edificada en el lugar que ocupó la casa de Publio.

Independientemente de la leyenda, hay pruebas arqueológicas que demuestran con seguridad que Malta fue una de las primeras colonias romanas que se convirtió al cristianismo.