Tradición matrimonial

Los matrimonies modernos en Malta son similares a los de otros países europeos, aunque en el pasado no fue así.

La hija no siempre era consultada en la elección de su futuro marido. Cuando los padres de una niña consideraban que era el momento en que su hija debía contraer matrimonio, colocaban una vasija con dulces en una repisa de piedra en la pared exterior de su casa.Old Maltese Wedding
Cuando un hombre joven advertía la presencia de la vasija, debía ir en busca de un hombre mayor que pudiera actuar como un agente matrimonial (ħuttab) para hacer llegar su mensaje a los padres de la chica. Si ellos aceptaban, se firmaría un contrato y se estipularía la dote de la hija. El joven enviaría entonces a su amada un pez con un anillo de oro en su boca. La celebración de los esponsales debería celebrarse entonces. Esto era llamado "Ir-Rabta".

Durante esta fiesta la novia solía ser presentada a su futuro marido en presencia de los padres de ambos. Ella recibiría como regalo un anillo de compromiso con dos manos juntas grabadas, como símbolo de fidelidad. Ella, a su vez, regalaría a su futuro marido un pañuelo bordado con encaje.

El día de la boda, un grupo de músicos y cantantes acompañarían a la pareja a la iglesia recitando versos en honor a la nueva pareja. En su regreso de la iglesia se les tiraría sobre sus cabezas grano, frutos secos y trigo. Los invitados acudían al banquete nupcial en el que todos han contribuido con vino y comida. La novia comía en una sala aparte, pero al final de la comida se uniría a su marido sentándose cerca de él e incluso bebiendo de su vaso.

A veces había bailes con castañuelas, una tradición que se cree que procede de la normativa aragonesa vigente en el siglo XV. Durante la comida, los invitados dejaban sus regalos en el regazo de la novia, que estará sentada al final de la sala.

Ocho días después de la boda la novia abandonaría la casa de sus padres. Esto se conocía como "Il-Ħarġa". Ella solía ser recibida por su marido en su Nuevo hogar.

Durante el primer año de matrimonio, el marido aceptaba llevar a su esposa a las principales fiestas -como la festividad de San Gregorio, que se celebra el primer miércoles tras la Semana Santa en Zejtun y Marsaxlokk, y a "L-Imnarja" que se celebra a finales de junio. Estas fiestas conmemoran el martirio de San Pedro y San Pablo. En la noche de este día festivo, mucha gente se reunía en Buskett, una pequeña zona boscosa a las afueras de Rabat, para comer estofado de conejo y beber vino, así como escuchar música folclórica, conocida como "l-għana".

La novia solía llevar un tocado diferente tras su boda. Si llevaba la "għonnella", también conocida como "faldetta', esto significaba que la novia ya se había casado. En aquellos tiempos, muchas mujeres enviudaban de sus maridos soldados o marineros que morían jóvenes. Si la novia todavía estaba soltera, solía llevar un sombrero (kappell) o un velo (mant). El sombrero era de color beige y llevaban vestidos en color gris plata. El velo y el vestido solían ser de color blanco.

     
  La información proporcionada en esta sección deriva de otras entidades religiosas o civiles y pueden estar sujetos a cambios no controlados por los webmasters. Se recomienda a los visitantes tener en cuenta las leyes locales de matrimonio, los reglamentos y limitaciones en el Registro de Matrimonio maltés de bodas civiles, en la Diócesis de Malta y de Gozo (bodas católicas y romanas) y/o su respectiva denominación religiosa o sistema de creencias con representación en Malta.