Patrimonio Mundial de la UNESCO

Las Islas Maltesas tienen tres lugares inscritos en la lista de la UNESCO de Patrimonio de la Humanidad. Éstos son: la ciudad de La Valetta, los Templos Megalíticos y el Hipogeo Hal Saflieni.

En total, existen siete templos megalíticos en las islas de Malta y Gozo, cada uno como resultado de un desarrollo individual. Los dos templos de Ggantija en la isla de Gozo destacan por sus gigantescas estructuras de la Edad de Bronce. Los templos de Ggantija son los monumentos más antiguos del mundo que se mantienen en pie sin fijación y constituyen un testimonio de la existencia de habitantes en las islas como mínimo 1.000 años antes de que fueran construidas las famosas pirámides egipcias de Giza.

En la isla de Malta, los templos de Hagar Qim, Mnajdra y Tarxien son obras maestras arquitectónicas únicas, dados los limitados recursos de que disponían sus constructores. Los complejos Ta'Hagrat y Skorba demuestran cómo era la tradición de la construcción de templos en Malta. Estos templos fueron inscritos en la lista de monumentos Patrimonio de la Humanidad como un grupo y representan una tradición arquitectónica única que floreció en las Islas Maltesas entre los años 3600 y 2500 antes de Cristo.

El Hipogeo Hal Saflieni es un complejo subterráneo excavado en la roca que fue utilizado como santuario, así como para enterramientos, por los constructores del templo. Fue descubierto durante unas obras de construcción en 1902. Los tres niveles subterráneos datan de los años 3600 a 2400 antes de Cristo. El monumento está considerado como uno de los monumentos prehistóricos más importantes del mundo.

La capital de Malta, La Valetta, está irremediablemente vinculada a la historia de la militar y caritativa Orden de San Juan de Jerusalén. Los 320 monumetos de La Valetta, todos están en un área de 55 hectáreas, hacen de ella una de las zonas históricas más concentradas del mundo.